Con motivo de la canonización de Monseñor Óscar Arnulfo Romero y Galdámez, la Embajada de El Salvador en Bélgica participó recientemente en una eucaristía, que se llevó a cabo en la parroquia Riches Claires, en la ciudad de Bruselas.

De igual manera, representantes de esta delegación asistieron al coloquio denominado “San Romero de América, profeta y mártir”, el cual fue organizado por la misma iglesia junto a la parroquia Chapel for Europe.

La viceministra para los Salvadoreños en el Exterior, Liduvina Magarín y el secretario de Participación, Transparencia y Anticorrupción, Marcos Rodríguez, presidieron este día el segundo diálogo con organizaciones de connacionales en Europa, en la ciudad de Madrid, España.

La titular de la Cancillería destacó la determinación del Gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén por fortalecer en la población de compatriotas que reside fuera del país la vigencia plena de sus derechos y su integración efectiva al desarrollo nacional.

La Embajada de El Salvador en Bélgica formó parte de la celebración del Día de América Latina, que se llevó a cabo por primera vez, el pasado 11 de octubre, en la Universidad Libre de Bruselas (VUB).

En el evento se desarrollaron distintas actividades culturales, así como un foro en el que se conversó sobre la relación de cooperación educativa y científica entre Europa y Latinoamérica, con el objetivo de que los estudiantes belgas conocieran las oportunidades disponibles en estos rubros.

De igual manera, esta representación diplomática brindó información sobre cultura y turismo en El Salvador.

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, junto a la primera dama, Margarita Villalta de Sánchez; el ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Castaneda, y el viceministro de Relaciones Exteriores, Integración y Promoción Económica, Jaime Miranda, asistieron este día a una misa especial de acción de gracias, luego de que Monseñor Romero fuera proclamado como santo por el papa Francisco.

El acto litúrgico, que tuvo lugar en la Sala Pablo VI, de la Ciudad del Vaticano, fue oficiado por el cardenal Gregorio Rosa Chávez, y presidida por el arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar Alas.

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, junto a la primera dama, Margarita Villalta de Sánchez, asistieron hoy a la histórica ceremonia de canonización del beato Óscar Arnulfo Romero, símbolo de unidad, paz, amor y justicia social, quien fue martirizado el 24 de marzo de 1980.

El obispo salvadoreño recibió el más alto reconocimiento de la Iglesia en la Plaza de San Pedro, en Roma, tres años después de su beatificación. Junto a él fueron elevados a los altares otros seis beatos más.

Los compatriotas que forman parte de la Fundación SHARE El Salvador, reconocieron este día, en Roma, los esfuerzos que ha realizado el gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén a favor de los migrantes salvadoreños.

“Le agradecemos por su dedicación y compromiso con la comunidad salvadoreña emigrante en los Estados Unidos. Su apoyo ha sido una mano amiga para enfrentar los desafíos que se nos presentan y superarlos, principalmente por el bienestar de nuestros hijos e hijas”, aseguró Alicia Mendoza, representante de la entidad.

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, participó este día junto a la primera dama, Margarita Villalta de Sánchez, en un acto en el que las autoridades de la ciudad de Roma, Italia, rindieron homenaje a monseñor Óscar Arnulfo Romero, al develar una escultura del mártir salvadoreño, quien mañana será proclamado santo de la iglesia católica.

La ceremonia se realizó en el “Jardín El Salvador” y a la misma asistieron la alcaldesa de la capital italiana, Virginia Raggi; el cardenal Gregorio Rosa Chávez; el canciller de la República, Carlos Castaneda; el viceministro de Relaciones Exteriores, Integración y Promoción Económica, Jaime Miranda; los embajadores de nuestro país en esa nación, Sandra Alas, y ante la Ciudad del Vaticano, Manuel López; el exnuncio apostólico, Léon Kalenga, representantes del cuerpo diplomático, familiares de monseñor Romero y peregrinos de diversas partes del mundo.

La representación diplomática salvadoreña en Bélgica participó en una degustación de bebidas espirituosas y de comida típica, que tuvo lugar el pasado 4 de octubre, en la ciudad de Bruselas, convocada por la Organización Mundial de Aduana (OMA).

Esta es la primera ocasión en la que El Salvador es parte de esta actividad, en la que el público asistente tuvo la oportunidad de probar el Ron Cihuatán, una bebida inspirada en los secretos y tradiciones de la cultura maya, elaborado exclusivamente por manos de compatriotas.

El evento de la OMA se lleva a cabo con el objetivo de que los países que conforman dicha entidad compartan muestras de sus bebidas y especialidades gastronómicas.

La Embajada de El Salvador con sede en Bruselas, Bélgica, junto a Djamakazzi Jam y el proyecto "Ida y Vuelta" organizaron una exhibición compuesta por quince obras del pintor salvadoreño David Duke, quien se encuentra de gira por Europa.

Durante la actividad, el artista realizó una pintura en vivo acompañado de la música de un guitarrista acústica y de una orquesta belga de “fanfarre” (pieza musical interpretada por varias trompetas y otros instrumentos de viento metal acompañados por instrumentos de percusión). Todo esta expresión en su conjunto deleitó a los asistentes con ritmos tropicales.

David Fernando Duke Bonilla nació en El Triunfo, Usulután, en 1979. Sus primeros contactos con el arte fueron a la edad de 12 años. Actualmente es un artista plástico que ha participado en diferentes exposiciones y lecturas de poesía a nivel nacional e internacional.

Al evento asistieron miembros de la comunidad salvadoreña y artistas belgas quienes degustaron platillos típicos y conocieron tradiciones salvadoreñas.

El ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Castaneda, sostuvo un encuentro con la Representante Especial de Naciones Unidas para la Migración Internacional, Louise Arbour, con quien abordó diversas temáticas relacionadas al ámbito migratorio.

Entre los puntos tratados se encuentra el Pacto Mundial para una migración segura, regular y ordenada, un instrumento con el cual nuestro país mantiene un fuerte compromiso, y que propone gestionar los flujos migratorios de forma integral y a escala internacional.

El Pacto cuenta con 23 objetivos, entre sus metas hay algunas orientadas a la cooperación, para así dar respuesta a las principales causas que motivan la migración. También, el documento contempla medidas encaminadas a la lucha contra la trata y el tráfico de personas, para evitar la separación de las familias, y buscar dar cumplimento al derecho de las personas a recibir salud y educación en los países de destino.

Este acuerdo será adoptado de forma oficial a finales de este año, en una cumbre que se celebrará en Marruecos, para lo cual el ministro Castaneda confirmó ante la Representante de la ONU que El Salvador enviará una representación de alto nivel. “El Pacto es un excelente instrumento para enfocar los puntos en común que tienen los países sobre el tema migratorio” expresó.

Además, el diplomático salvadoreño destacó las estrategias implementadas por el Gobierno en la atención a los compatriotas retornados al país, destacando el programa El Salvador es tu casa, que reúne una variedad de iniciativas que contribuyen a la reinserción de los connacionales. Entre ellas se encuentran programas para propiciar la formación profesional y empresarial, la educación en emprendimientos, la capacitación para nuevas habilidades y la certificación de conocimientos adquiridos en Estados Unidos.

También, el ministro Castaneda resaltó el aporte que brinda la comunidad salvadoreña amparada al Estatus de Protección Temporal (TPS), a la economía de estadounidense, así como a otras áreas de relevancia en esa nación.

Por su parte, la Representante de la ONU, Louise Arbour, reiteró la importancia del Pacto Mundial para una migración segura, regular y ordenada. Asimismo, resaltó el compromiso que mantiene nuestro país con este ámbito.

Las autoridades coincidieron en la necesidad de hacer prevalecer el enfoque de derechos humanos y consolidar los esfuerzos para asumir acciones concretas a favor de la población, independientemente de su estatus migratorio.

Dicha reunión se realizó al margen del 73° Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas, en Nueva York, Estados Unidos.